• Rutas a pie

    Fraga de Catasós, Lalín.

    Ruta circular en sentido inverso al propuesto recorriendo primero las fragas más próximas al Deza en donde predomina el bosque autóctono que protege las extensas praderías que sirven de pasto para la cabaña ganadera tan numerosa en esta comarca. Rematamos la ruta en las propia fraga de Catasós, » monumento natural «, me pareció poco cuidado y demasiado asilvestrado en oposición a lo que proponen los carteles de la Xunta de Galicia. Una pena.

    La Fraga de Catasós, a las afueras de la villa de Lalín -a medio camino entre Santiago y Ourense-, esconde robles y castaños centenarios. Las castañas sirvieron de sustento en los largos meses de invierno de antaño y con la madera de sus estilizados troncos se fabricaron las vigas de los pazos de estas tierras del Deza.

    Protegidos bajo la figura de Monumento Natural, pasan por ser de los ejemplares más altos de Europa.

    Esta fraga de excepcionales ejemplares de castaño y roble fue propiedad de la familia Quiroga de Catasós, residentes en el Pazo de este lugar. En 1864, uno de los herederos de este Pazo se casó con la joven Emilia Pardo Bazán, quien años más tarde escribía desde el Pazo lalinense de Quiroga buena parte de su libro ‘Os Pazos de Ulloa’.

    Al lado de esta solariega morada se levanta hoy esta masa boscosa con ejemplares de robles y castaños que han merecido el estudio científico y la admiración de fisiólogos vegetales a nivel mundial.

    Estos ejemplares de castaño de 30 metros de altura y 5 metros y medio de perímetro están considerados como los de mayor tasa anual de crecimiento de Europa. En 1954 fueron visitados por el fitopatólogo norteamericano Flippo Gravatt, quien los presentó ante la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), proponiendo su protección. En el año 1998 pasaron a ser propiedad de la Consellería de Agricultura y Medio Ambiente.

    Circular

    Enlace a Gpx.- Catasós

    A Fraga de Catasós

  • Rutas a pie

    Ruta Lousadela – Touzón y Seceda. O Courel.

    Desde Lousadela, asentada en un precioso valle, regado por el río Lóuzara, que cruzamos por un puente medieval. Una única vivienda y los restos de una antigua ferrería es lo que queda de esta peculiar aldea. La ferrería, que tuvo gran demanda en el pasado siglo, transformaba el mineral de hierro procedente del monte Formigueiros. Aquí comienza la ruta propiamente por el sendero hasta el encuentro del rio Louzara con el Lor, tomamos el sendero enlosado que discurre por el margen derecho del Lóuzara, 4 kms hasta el cruce con el sendero «dos Alvares, de la Miel y el Oso» que por una extensísima fraga asciende de forma continua, a veces con gran desnivel, hasta Seceda, «La parroquia de Seceda se halla entre 760 y 790 m. de altura, su iglesia del siglo XVIII, situada en un altozano está dedicada a San Silvestre. Declarada Aldea Típica y Conjunto Etnográfico de Interés Turístico por la Xunta de Galicia«. La senda continúa hacia el alto «das Rozadas» a 1075 m. para iniciar un fuerte descenso hasta el Castro de Seceda. Vistas y posterior remate en las alvarizas a pie de carretera. Desde aquí retorno a Lousadela por carretera.

    Ruta con tramos duros desde el cruce con la ruta dos Alvares e a Mel hasta Seceda.

    Desde el Castro de Seceda, Lousadela en el fondo del valle

    Distancia: 24,76 kms.

    Circular

    Enlace a Gpx.- Seceda

    Compañeiro: José Taboada

    Serra do Courel